los abrazos de nadie

Cuando los corazones estaban inquietos

o la piel se llenaba de escamas

siempre estaban los abrazos de nadie,

los abrazos de nadie

eran mar sin olas

horizonte de pechos azules

espejos dulces y sin sombras

burbujas de aire fresco,

los abrazos de nadie

eran las alas

que nunca te querías quitar.