el roble añejo

1

Soy el  niño que escribe

versos a las sombras

a las estrellas que ya no están

porque se fueron.

Soy el hombre que pasea

con dos pasos

con el amor lleno de coronas

con las alegrías de una nueva primavera.

Y al llegar al recodo del bosque

un roble añejo me susurra al oído

que el reloj es algo pequeño

y que al tiempo se lo comen las nubes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s